5 mar. 2013

Hapa’o tatou hauha’a tupuna... ¡alto al fuego!


El nuevo Plan de Prevención y Combate de Incendios Forestales enfatiza la importancia de educar sobre el daño del fuego a los recursos patrimoniales de la isla.


En Rapa Nui se originan en promedio unos 70 incendios anuales, los cuales afectan al 54% del territorio insular, en donde cerca del 43% corresponde al Parque Nacional Rapa Nui.

Es importante hoy en día contextualizar el panorama real del Parque Nacional Rapa Nui en términos de los impactos que causa el fuego en los diferentes  recursos resguardados en esta área silvestre protegida.

Por ejemplo, la isla carece de bosques nativos, mientras que existen algunas plantaciones forestales pero que se hayan sin mayor manejo. Por otro lado, la situación de Isla de Pascua es la de una geografía de praderas, especies nativas con  características herbáceas y helechos, lomas, campos agrícolas de modestas dimensiones.

Y junto con ello, contamos con una presencia muy importante de recursos arqueológicos que según algunos catastros alcanzarían a más de 35.000 elementos.

Las consecuencias que el fuego produce al interior del parque están directamente ligadas a la pérdida de la flora nativa, al constante deterioro de los suelos y pérdida de la capa vegetal y por ende  aumento paulatino de las áreas  erosionadas. A ello se suma el enorme daño que se provoca a  los diferentes elementos arqueológicos: objetos, estructuras y sitios.

Por lo anterior, en el nuevo Plan de Prevención de Combate e Incendios Forestales, elaborado el 2012, se contempla de manera muy importante una serie de actividades abocadas a la sensibilización de la comunidad y a la prevención de los incendios.

Algunas de las actividades destacadas son: mantención y elaboración de corta fuegos, educación en colegios y la comunidad, simulacros, difusión de programas radiales y televisivos, y capacitaciones a entidades que colaboran con CONAF en la lucha contra el fuego en la isla.

Efectos del fuego en Rapa Nui
  • Graves daños a los suelos de la isla, que son delgados y expuestos a vientos permanentes
  • Pérdida de flora endémica y nativa, importante para la biodiversidad, la historia y la cultura local
  • Aumento de la erosión y proliferación de plantas invasoras que afectan los campos y sitios arqueológicos
  • Destrucción del paisaje
  • Deterioro de las estructuras y objetos arqueológicos, como moai, pukao y petroglifos
Hotumatua Paté - Administrador del Parque Nacional Rapa Nui

No hay comentarios:

Publicar un comentario