1 mar. 2013

Arborización en Rapa Nui: plantar... y mucho más

A pesar de las limitaciones y desafíos propios de esta zona extrema, como la escasez de insumos y los elevados costos, se busca potenciar una arborización cualitativa, agregandole más valor.


¿Cómo evaluarían ustedes el nivel de logro de la arborización en Rapa Nui?
Eso lo podemos considerar desde dos puntos de vista y en ambos los resultados a la fecha son positivos. Por una parte si consideramos el número de árboles entregados y plantados en la isla estamos bien, porque hemos cumplido las metas propuestas a pesar de las serias dificultades locales para la producción de las plantas, como la falta de sustrato y los altos costos generales. Por otro lado, durante este proceso hemos identificado una enorme oportunidad que se puede potenciar dentro del programa de arborización, que es la dimensión educativa, y eso para nosotros es un elemento que queremos desarrollar de manera creciente a partir de este año.
¿Se refiere a educación ambiental, como la arborización en las escuelas?
Me refiero a algo mucho más amplio y potente, porque no se trata de ver la educación ambiental como algo separado o algo complementario a la arborización y las plantaciones que conlleva. Se trata en cambio de asumir que el programa de arborización de CONAF no sólo significa plantar árboles, sino que representa quizás uno de los mayores esfuerzos de educación ambiental que se haya impulsado en el país.
¿En qué sentido?
Porque plantar es educar, y cada vez que un estudiante o un vecino planta un árbol en realidad se está educando, de hecho se está educando de la mejor manera, es decir, mediante el hacer, viviendo una experiencia. Esto en cierto sentido es obvio, pero tan obvio que lo podemos pasar por alto y al contrario lo que queremos es potenciar la  arborización como un poderoso programa de educación ambiental, para ello queremos ampliar la difusión y a través de ella imprimirle ese sentido a las plantaciones. Imagínate, mucha gente, vecinos, jamás habían plantado un árbol en su vida, ahora a través del programa de arborización lo han hecho, piensa en el tremendo valor educativo que eso posee, sobre todo cuando es parte de una campaña masiva y sostenida en el tiempo.
¿Se podría decir que eso es un rasgo distintivo del programa de arborización en Rapa Nui, que tiene condiciones muy propias de un territorio muy aislado y singular?
La dimensión educativa del programa de arborización se puede dar en muchos lugares, en cada región o ciudad se deben aprovechar las oportunidades, y en ese sentido nosotros acá consideramos que aparte de la dimensión educativa el programa de arborización tiene otra faceta que debemos trabajar en Rapa Nui, que es el tema cultural y de biodiversidad.
¿Por qué, estamos hablando de las especies nativas de la isla?
Precisamente, el programa de arborización es también una oportunidad estratégica de trabajar por la biodiversidad de la isla, ya que tenemos un cierto potencial de usar más especies nativas para la oferta de arborización a la comunidad. El fuerte hasta el momento ha sido el mako’i (Thespesia populnea), una de los árboles nativos más valorados, pero existe la posibilidad de trabajar también con marikuru (Sapindus saponaria), ngaoho (Caesalpinia major), hauhau (Triumfetta semitriloba), mahute (Broussonetia papyrifera) y otros. Hay especies nativas que tienen múltiples valores: ornamental, alimenticio y cultural. Esto tenemos que conversarlo con los profesionales nacionales a cargo del programa, pero lo menciono para ilustrarte el potencial del programa de arborización. Piensa también lo que sería reintroducir más adelante en la isla algunos de los árboles que crecían acá hace pocos siglos atrás, pero que desaparecieron por diversas causas, como el extraordinario sándalo.
Por lo que se puede ver, arborizar es más que arborizar, por así decirlo...
Sí, y eso que aún no entramos a hablar del valor del programa en términos de la alimentación de la comunidad; tú sabes el alto valor de la fruta en la isla, que llega por avión, es de calidad deficiente, quizás podamos potenciar arborización en esa línea también, sería una contribución importante a Rapa Nui, a su seguridad alimentaria y a la salud preventiva de la población. Queremos seguir agregando valor a la arborización en los próximos años.

Entrevista a Enrique Tucki

No hay comentarios:

Publicar un comentario